El ultimo gran maestro

Año 1985. Las películas de acción donde un tipo va, pelea, gana o pierde (ambas variables ya fueron explotadas) y deja un mensaje del estilo moraleja están mas que vistos. Rocky, Rambo e incluso Van Damme son modelos for exports y el publico reclama cada vez mas.

55e17f174f364

En medio de este contexto y con los adolescentes entrando en escena,  John G. Avildsen (un chabon recontra conocido por haber inventado ni mas ni menos que a Rocky) quiso volver a llevar a un italoamericano al estrellato, pero en este caso a un mucho mas joven.

La joven promesa (?) fue Ralph Macchio, quien en su curriculum también cuenta con Corssroads (gran película si sos aunque sea un poco melomano). La cosa consta de lo siguiente:  Daniel Larusso (Personaje de Ralph) se muda a California junto con su madre, en medio de algunas peleas entre ambos porque Daniel obviamente no estaba de acuerdo con la desicion de dejar su antiguo hogar.

En medio de una reunión con sus nuevos amigos, nuestro pequeño héroe termina metido en una pelea con Johny Lawrence (William Zabka, el rubio con medio pinta de nazi (?)) por el topico clasico de las peliculas cliches de los ochenta: La chica (Ali, interpretada por Elizabeth Shue).

hasta acá seguro pensas que es una película mas donde le héroe pelea con los malos y se gana la chica, pero no. A Daniel las cosas se le complican, porque aunque practica karate de manera casera, Johny es el capo de la academia local del arte marcial, lo hace ganar todas las peleas callejeras que encara. Por suerte para nuestro amigo, el casero de su departamento es nada mas ni nada menos que el mítico señorMiyagi ((Pat Morita).

La relación entre el rebautizado Daniel San y el Sensei Miyagi es un tanto hostil al principio, pero mientras la película avanza se va volviendo mas profunda, llegando a varios climax inesperados en la historia (un aniversario Miyagi y el cumpleaños de Daniel son puntos fuertisimos de la relación) que se suman muy bien a las escenas en donde, de manera solapada, Larusso practica karate sin darse cuenta.

2

Para quienes van a la película en busca de obra sobre artes marciales, les recomiendo que cambien el enfoque, ya que Karate Kid muestra mas la relación maestro-alumno (con mucho menos cinismo que Whiplash) y lo profundo que puede llegar a volverse la practica de un arte marcial.

Quizás falte algo de explosión en la relación Daniel-Ali, que pasa por momentos difíciles pero mucho mas predecibles y conocidos en otras películas de la epoca, pero esta excelentemente bien suplida por los momentos vividos de forma introspectiva de Daniel.

Clásico eterno para un Domingo a la tarde, su duración la vuelve llevadera y el final entrega un poco de la epica que necesita para no pincharse. En nuestra escala, Karate Kid es un clasico infaltable. 4/5.

 

Nacho Casserly

Advertisements

Postales de lo que vendrá según Pez

Luego de más de 20 años de carrera y 14 discos editados, uno pensaría que una banda no podría lograr reinventarse, pero el caso de Pez parece mostrar, una y otra vez, que este pensamiento está mucho más que errado.

 

Rock Nacional, su quinceavo disco de estudio, vuelve a mostrar una exploración de la banda porteña por el rock más convencional (ya se había visto algo del estilo en su disco homónimo del 2010) y además, rompe con el trío que se había planteado tras la salida del histórico Pepo Limeres, sumando a Juan Ravioli como nuevo tecladista y eventual segunda guitarra de la banda surgida en el año 1994.

Desde su primer tema (Más Música) hasta el último (Calabacita) el disco muestra un sonido más relajado que sus antecesores Volviendo a las Cavernas y Nueva Era, Viejas Mañas pero mucho más movido y ágil que el anterior, El Manto Eléctrico, el cual tenía un tono más lúgubre y triste.

Es cierto, en varios pasajes podemos escuchar algunas fórmulas repetidas o clásicas de la banda, las cuales le han dado identidad y el sonido propio que les hace tener un sonido propio. Un gran juego entre canciones contestatarias y fuertes mezclado con otras más sensibles o de introspección le dan marco a un disco que se amolda bien al contexto de país en Argentina.

Dicho por el propio Ariel Minimal (voz, guitarra líder y autor de la mayoría de las canciones de la banda), la entrada de Juan Ravioli y su trabajo de composición y arreglo en las canciones fue fundamental, cuestión que puede notarse en los teclados y los juegos de voces de la placa.

Como suele suceder en los discos más logrados de la banda, Rock Nacional cuenta con una inmensa y excelente generación de climas, que van de la reacción visceral de De la vieja escuela del amor a la tranquilidad de Lo Nuevo, pasando por el viaje místico de El Aprendiz (una canción muy a lo Pez) y la algarabía cancionera de Cerezas.

Con una duración de 37 minutos en total y un promedio de casi 4 minutos por canción, logran ser efectivos y muy pegadizos en cuanto a melodías y estribillos, siendo quizás uno de los discos más logrados en ese sentido.

Como bien dice Minimal en medio del disco en una de las frases más concretas y brillantes: “no tengas miedo, sólo es lo nuevo”. Los Pez sacaron otro disco, y como bien indica la regla, no defraudaron.

Nacho Casserly