Disfruta del funk suburbano

En pleno 2015, cuando Uptown Funk era la canción más escuchada en todas las radios del mundo, alguien se atrevió a decir que Uptown Special, el disco de Mark Ronson era un one hit wonder. Vale la pena decirle a esa persona que estaba completamente equivocada.

Después del éxito de Back in Black (disco de Amy Winehouse) y el fracaso rotundo de Versions, el productor armó un disco que lo reivindica como productor y, sobre todo, como compositor.

Siguiendo conceptualmente la línea de Lo Pibitos y Kendrick Lamar, Ronson también logra un reposicionamiento y una reivindicación de la música negra a través de sus canciones. No es menor el dato de que Stevie Wonders es una de las inspiraciones del álbum y es quién lo abre y lo cierra.

En sí mismo, el disco es bastante ecléctico. Las canciones van de colgadas a movidas en un instante pero sin desentonar, como si de alguna manera todas fueran parte de la misma. Lo que predomina es un pegajoso ritmo de guitarra en todas las canciones y una excelente selección de intérpretes

Al ser el disco de un productor, no hay canción cantada por él. Se destacan Bruno Mars por Uptown Funk (No hay que pueda decirles que no sepan) y Kevin Parker que interpreta tres temas pero se destaca en Daffadoils (una mezcla excelente de funk y psicodelia electrónica). Además de ellos aparecen Keyone Starr en I Can’t Loose (Un soul groovero) y Andrew Wyatt con Heavy and Rolling (Canción que resume el disco).

El trabajo compositivo de Mark Ronson es impecable. Logra un acercamiento positivo entre la música negra y el electro-pop con un leve dominio del primero, a diferencia de lo hecho por Daft Punk en Random Access Memories. No sólo las guitarras se destacan, sino el finísimo trabajo de bajo y sintetizador para cerrar siempre un buen groove.

El detalle de las letras es curioso pero al mismo tiempo le suma mucho atractivo a la propuesta. A la hora de escribirlas, Ronson contó con la ayuda de Michael Chabón, Premio Pullizter en 2001 que se copó en dar una mano. Lejos de la arrogancia de Uptown Funk, las letras se pasean por muchísimas situaciones y estados de ánimo.

Dedicado a Amy Winehouse en palabras de Mark Ronson, Uptown Special es un disco que se pasea por la música negra trayéndola a nuestro tiempos y modernizandola sin perder jamás el espíritu. Si alguno creía que este era el disco de Uptown Funk, permítanme decirle que es muchísimo más que eso.

Nacho Casserly

Advertisements

El disco que coronó al Pop

Esta entre los mejores discos de la historia. Lo dicen los números al ser el disco más vendido, lo dice la prensa especializada que luego de 30 años lo sigue llenando de elogios y lo dice el público general que disfruta de los 9 hits que lo componen, del primero la último.

Thriller es el disco que corono a Michael Jackson como le rey del Pop. Es un disco que mezcla una instrumentación perfecta con el groove que marcó la década de los ochenta, sin perder esa esencia de música negra que Jackson traía desde su infancia.

La lista esta creada con total justeza. Comienza con una canción movida, clava dos clásicos mas baladezcos, te pasa por encima con tres aplanadoras de Pop-rock y luego hace un 2-1 entre balada y pop vieja escuela. En estos detalles se ve la mano del productor: Quincy jones.

La instrumentación, dijimos, es perfecta. Aun lejos del Pop en le cual predominan las maquinas, Michael Jackson creo el mejor disco del genero con una impresionante base de batería y bajo (quizás uno de los mejores bajistas de la historia) con la aparición de guitarras y sintetizadores que logran pasear por el funk, el soul, la balada y, ¿Por qué no? El hard rock.

Como si la genialidad del autor no fuera suficiente, el disco cuenta con participaciones estelares (sobre todo para la época) que terminan de darle la vuelta. Paul McCartney en The Girl Is Mine (Si, el ex Beatles) y Eddy Van Halen en Beat It lideran una gran lista de aportes por fuera del genero que le otorgaron amplitud al sonido.

Las letras son el otro punto que volvió mundial a Michael. “I’m a lover not a fighter” reza el todavía cantante negro en una declaración que parece vacía pero encerraba todo el espíritu musical del artista y también, todo lo que le público quería recibir de una mega estrella de la época.

Un disco que en plenos ochenta logra amalgamar estilos totalmente diferentes, que logra acercar a las emisoras radiales de música blanca y música negra (si, tal cosa exsitía y aún hoy existe) y logra otorgar un mensaje completamente pacífico pero no por eso naiff o inocente no podía tener menos reconocimiento que el que logro tan solo en el año de lanzamiento.

Thriller es, seguramente, el disco mas escuchado de la historia. De nueve canciones grabadas, siete fueron lanzadas como singles y estallaron en los rankings. Es ese disco que pueden escuchar tres, cuatro o hasta seis generaciones y, créannos, a todas les va a gustar.

 

Nacho Casserly