La nueva reina del Pop

Nadie podría jamás dudar de la capacidad artística de Beyoncé. El público la proclamó reina del Pop destronando a Madonna, la prensa no para de alabarla e incluso sus colegas se rinden a los pies de la artista texana que ya mostraba su talento en Destiny’s Child.

Tal es el punto de calidad de la nacida en Texas que Lemonade, su más reciente lanzamiento, logró tener dos grandes puntos de análisis de parte de la crítica. El disco es una declaración de crisis con su pareja (El productor y empresario Jay Z) pero es también una declaración del rol de la mujer negra en la sociedad estadounidense.

Inclusive, como si todo esto no fuera suficiente Lemonade cuenta, además de su versión clásica de audio, con una versión audiovisual en formato película con 12 partes (correspondientes claro está a los 12 tracks del disco) basadas en poemas de Warsan Shire, una poeta keniana de 27 años.

Con una docena de productores y escritores involucrados en el disco (se destacan Jack White, Diplo,  Ezra Koenig, Ben Billions, James Blake y  Just Blaze entre otros) uno podría creer que el mérito de Beyoncé es menor, pero cuando uno la entiende como directora e intérprete de la obra comienza a verla desde otro lugar.

Musicalmente el disco es un crisol de géneros. Pop, Hip Hop, Rock, Country, R&B e incluso Gosspel o Reggae visten las composiciones que incluso cuentan con sampleos de bandas como Led Zeppelin, King Crimson, Isaac Hayes o OutKast. Queda claro que Beyoncé comprendió el contexto en el que se está moviendo la música actual.

Y si musicalmente el disco ya es brillante, imagen lo que se dice sobre esta base. Íntima pero consciente de lo que sucede a su alrededor, el disco puede ser interpretado como una declaración de ruptura amorosa es cierto, pero quedarse ahí haría perder el foco del peso político e ideológico que comprenden las letras.

Entendiendo la opresión que viven los negros en EE.UU y el surgimiento de distintos movimientos feministas en todo el mundo, queda claro que Beyoncé no quiso mirar hacia otro lado al crear Lemonade y decidió utilizar su obra como bandera para defender los derechos de dichas minorías.

Emotivo pero duro y realmente bello en su creación, Lemonade parece ser la obra cumbre la nueva reina del Pop que parece no va a parar de sorprender con canciones que, aunque radio-friendly, no pecan de ser obvias, básicas o pre-fabricadas.

Nacho Casserly

Advertisements